Título

viernes, 14 de octubre de 2011

Ubuntu 11.10 Oneiric Ocelot

Como sabe la mayoría de los amantes de la informática (okay, la mayoría de los amantes de la informática de mente abierta), Ubuntu 11.10 Oneiric Ocelot fue liberado el día de ayer 13/10/2011 y presenta algunas particularidades especiales.

En primer lugar hay que destacar que está basado en la versión 3.0 del kernel Linux -con diversas mejoras en drivers y correcciones-; tiene como entorno gráfico base a Gnome 3.2 con el polémico shell Unity -ahora bastante mejorado-; posee la mayoría de los paquetes al día con su última "versión estable"; y por último la característica que, para mi gusto, puede atraer mucho al usuario proveniente de Windows: el rediseñado Centro de software de Ubuntu, ahora más bonito, claro e intuitivo.

¿Cuál es la contra de Oneiric?

A mi parecer, sigue siendo un poco inestable y lento en algunas aplicaciones. Por ejemplo:
  • Cuando abro Banshee tarda como medio minuto para poder reproducir música, sin responder a los clics ni al teclado.
  • En el Centro de software de Ubuntu tengo problemas para postear a través de Gwibber mis evaluaciones sobre las aplicaciones, lanzando un error.
  • Algunos juegos como Regnum Online parecen tener ciertos problemas al cargar los objetos 3D, ya que al acercarse a un grupo de jugadores (no necesariamente numerosos), la PC parece congelada durante unos pocos segundos. Esto no me sucedía ni en Linux Mint 11 ni en openSUSE ni en Fedora15.
  • No funciona la instalación de Google Earth, al menos desde los paquetes .deb (prové los paquetes de 32 y 64 bits en mi sistema de 64 pero ninguno anduvo. Me decía que los paquetes estaban rotos).
Iré agregando más datos sobre Oneiric en estos días, y quizá lance una guía sobre qué hacer luego de instalar 11.10.

sábado, 1 de octubre de 2011

A más de un año del "soporte nativo de DirectX en Linux"

Más de un año pasó desde que se conoció la noticia que desató la euforia de los gamers Linuxeros y la mayoría de los amantes del pingüino.

La idea de juegos de calidad en gran cantidad en nuestro sistema libre -los juegos de calidad no abundan en Linux precisamente- nos permitían pensar en un Call of Duty MW 2 nativo, un Crysis más rápido que en Windows, un PES 2011 que corriera mucho mejor que en Wine.

Pensar en portear juegos de primer nivel desarrollados en DirectX a Linux sin problemas, era como pensar en 1968 que el hombre llegaría a la Luna. Pero en ningún caso parece haber ocurrido lo prometido: Linux sigue sin DirectX y el hombre sigue sin llegar a la Luna (vamos, ¿quién se cree el alunizaje a esta altura de la historia?).

Encima todo parece indicar que no habrá novedades al respecto, al menos por ahora. Ojalá que digan públicamente el estado de este ambicioso proyecto, ya que hasta ahora no leo nada nuevo: sólo encuentro noticias del 24/09/2011 diciendo DirectX ya forma parte de Linux.